Las estrategias omnicanales de venta pueden resultar extremadamente complejas y quedar fuera de nuestro control, si no somos cuidadosos. Muchas veces requieren un uso intensivo de las tecnologías para facilitar procesos y las experiencias de compra y venta.

Hoy en día sin una estrategia omnicanal detallada, no se puede llegar muy lejos en el mundo empresarial. Entonces, ¿por dónde empezar? Se recomienda empezar con buen sentido de priorización. Cualquier iniciativa que quiera implementar y expandir estos canales precisa contar con tres pilares fundamentales: automatización, adopción y agilidad.

  • La automatización elimina las tareas manuales que pueden dificultar la operación por completo. Además acelera la ejecución, mientras incrementa gradualmente y permite apartarse al proceso y obtener una visión global. Esto a menudo pone a descubierto varias tendencias, patrones y otros factores más estratégicos. Hay muchos pasos automatizables a lo largo del proceso comercial de los que pueda pensar: la distribución del contenido de marketing, o la puesta en marcha de entornos de autoservicio pueden brindar beneficios a largo plazo. Aquí es esencial escoger la tecnología o el proveedor adecuado y esto en muchas ocasiones puede reducir los costes de servicio.
  • La adopción es el arma secreta; es una herramienta de venta re-selling, venta cruzada (cross-selling) y up-selling. Normalmente se entiende como la manera de persuadir a la gente para que adopte un enfoque de negocios y un sistema de alta usabilidad. Si un sistema no se puede dominar o configurar tan fácil como las webs (y en concreto, las que están orientadas al cliente), entonces la capacidad de innovación seguramente será ignorada. El fallo con la adopción hará cojear a cualquier iniciativa omnicanal desde el principio. El éxito por otro lado creará defensores en la base de clientes y partir de allí nuevas oportunidades de venta en el futuro. Es una situación win-win.
  • La agilidad conlleva la permanencia consistente en el top de la dinámica del mercado, explotando las oportunidades rápidamente, siendo sensible a los clientes y superando a la competencia. Más vale prevenir que curar. Conseguir entender las percepciones en modas y tendencias, los comportamientos de los clientes y los procesos internos permite a las empresas cambiar rápidamente sus prácticas de venta, marketing y gestión de partners, el ciclo de vida de los productos, fijar precios y su capacidad en general. La llave de la agilidad es tener funcionando un proceso automático que pueda ser fácilmente reconfigurado o incluso reinventado tal y como requiera la evolución del negocio.

Qué tener en cuenta en el desarrollo de una campaña omnicanal

Cuando se desarrolla una campaña omnicanal, se debe recordar pensar de manera práctica y estratégica desde el principio; muchas cosas pueden fallar si se intenta hacer demasiado rápido. Repartir las herramientas que se están utilizando y estar seguro de tener un plan para cada una de ellas. La automatización de ventas paso a paso, la gestión de canales, etc., pueden crear un atolladero para la empresas si estas no son utilizadas en armonía.

Tener todo esto en cuenta permitirá dar consistencia a los clientes y posibles clientes, ofreciendo flexibilidad a lo largo de múltiples puntos de contacto. La tecnología de ventas puede facilitar la realización de una gran parte de la comunicación y la utilización eficiente de recursos comprometidos al programa. Sin embargo, todo ello no vale nada si la empresa no está activa y no provee un servicio de excelencia y sensible a los clientes. Crear relaciones productivas, largas y duraderas con ellos merece siempre la pena y la tecnología moderna lo ha puesto al alcance.

Responder

Su email no será publicadoLos campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*