Desde sus inicios, el CRM se ha centrado principalmente en las gestión del proceso de ventas, pipeline comercial y objetivos de negocio. Este concepto ha permanecido igual hasta los últimos años, cuando el CRM sufrió una evolución y comenzó a incorporar los nuevos dispositivos, la movilidad y la analítica de clientes. En la actualidad los sistemas CRM deben ser mucho más que un sistema de mantenimiento de registros.

Es importante para las empresas comprender el customer journey a través de varios canales. El CRM ayuda en este proceso y es capaz de crear valor y diferenciación para las empresas.

CRM no solo es un software tecnológico, sino una estrategia de negocio basada con los objetivos marcados. Los sistemas CRM modernos son plataformas extensibles. No solo incluyen toda la funcionalidad necesaria para dar apoyo a ventas, marketing y servicios, sino que también se pueden extender horizontal y verticalmente, dando apoyo a múltiples dispositivos e implementaciones, con una arquitectura que hace fácil su integración con otras aplicaciones dentro de las empresas.

Compromiso con el cliente

Una forma de mejorar el compromiso con el cliente es mediante la integración de los sistemas tradicionales de registro como las plataformas CRM y sistemas de contratación. La integración de un sistema CPQ móvil con el CRM puede ayudar a llegar a los clientes donde se encuentren, ofreciendo una mejor experiencia para el cliente y un mejor resultado para la empresa.

En la actualidad es vital dar soporte a los clientes a través de múltiples canales y dispositivos en tiempo real, con la información personalizada, cuándo y dónde ellos quieren. Las soluciones Add-on se pueden conectar con un sistema CRM para abordar las necesidades del cliente y mejorar la participación.

Cultura corporativa

La capacidad de utilizar el CRM como una herramienta de estrategia con éxito implica que todos los empleados de la empresas tienen que estar dentro del proyecto, no es sólo un esfuerzo tecnológico. Para que el CRM tenga éxito como estrategia, es necesario un cambio cultural dentro de la empresa. Cada persona en la empresa debe tener al cliente como su prioridad y por lo tanto comprometerse a utilizar las mismas herramientas y procesos para poder medir con precisión los resultados.

Esto significa que es necesario incluir todas las interacciones de las relaciones con los clientes de todos los equipos para asegurarnos de que toda la organización es parte de la misma estrategia. Si los empleados no aceptan esta idea, nunca apoyarán los aspectos tácticos necesarios para lograrlo. Tienen que estar dispuestos a hacer el trabajo de campo, especialmente en las áreas que requieran nuevas tecnologías y procesos.
Comunicarse de forma correcta para satisfacer y mejorar la experiencia de nuestros clientes.

El sistema CRM tendrá la visión principal del cliente donde podremos ver cada interacción, desde los puntos de contacto online iniciales a las oportunidades, ventas, servicios en proceso y soporte.

Responder

Su email no será publicadoLos campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*